El sistema Quick House se basa fundamentalmente en la utilización de módulos metálicos estandarizados atornillados unos a los otros, formando paneles rígidos auto-portantes en acero galvanizado.

Estos paneles se utilizan como paredes estructurales o simples vallas, permitiendo la construcción de edificaciones ligeras y tan resistentes en cuanto a las de concreto.

Con el sistema industrializado, y los paneles llegando listos en la obra, se consigue gran velocidad de montaje y acabado.

Extremadamente flexible, el sistema Quick House permite la utilización de cualquier tipo de acabado exterior y interior.

Puede ser aplicado en cualquier estilo arquitectónico, siendo indicada para edificaciones comerciales o residenciales de hasta 5 suelos.

10x MAS RÁPIDO

que los demás constructivos






El sistema que vino para revolucionar la construcción.


FIQUE INFORMADO

Recibe en tu e-mail novedades sobre Quick House